Hay bastante gente que teme al hecho de ir a un hospital, esta joven enfermera nos enseña que no hay que tener miedo. Este joven de pasada en el consultorio se encuentra con esta putilla, que al revisarlo, encuentra un enorme pollon debajo de los pantalones del tio, sin aviso, lo primero que hace es hecharle una tremenda mamada, para luego sorprenderlo nuevamente saltando sobre el como una desesperada, montandoselo sobre una camilla, a lo que el tio responde penetrandola violentamente desgarrando su cerrado chochito.